Marta Giner en LinkedIn Marta Giner en Instagram Marta Giner en Facebook

Psicología, Bienestar, crecimiento y desarrollo personal

inicio | acerca de mí | talleres y terapias | bibliografía | blog | contacto

 
 
 
 
 
 
 
 

Padres helicóptero, sobreprotección a los hijos

 
 
 
 

Los padres helicóptero son aquellos “hiperpadres y madres” que sobrevuelan constantemente la vida de sus hijos, siempre pendiente de todo lo que hacen. Intentando resolver, de forma sistemática todos sus problemas.

En estos casos, los niños se convierten en el centro del núcleo familiar y viven en un estado constante de observación. Esto puede tener un efecto muy negativo en su desarrollo, especialmente en la autoestima.

Según un estudio de la universidad de Minnesota, los niño/as que crecen bajo la supervisión de un padre/madre helicóptero “son menos capaces de lidiar con los desafíos que demanda el propio crecimiento como pueden ser: comportarse bien en clase, hacer amigos o tener un buen rendimiento escolar”.

Imagínate adulto, tener a alguien que te diga cómo actuar entre amigos, cómo vestirte, cómo andar, cómo comer, cómo comportarte en cada momento, siempre limitando tu libertad, siempre controlando tus emociones e impulsos….

Difícil de sostener, ¿verdad?

En el caso de los niños, las consecuencias a las que el excesivo control parental conlleva son:

- Peor o falta de regulación emocional

- Peores comportamientos y habilidades sociales

- Mayores probabilidades de experimentar problemas emocionales y sociales

El pequeño no tiene la autonomía de aprender por sí mismo, ni la posibilidad de desarrollar herramientas para afrontar sus miedos. El control parental le impide la confianza en sí mismo y le conduce a la dependencia.

Está demostrado que los niño/as con padres controladores e intrusivos son más propensos a volverse altamente autocríticos, ansiosos y deprimidos.

Está en nuestras manos como adultos, acompañar a nuestros hijos, con amor y respeto, sin control, escuchándolos. Siendo sensibles a sus necesidades y reconociendo sus propias capacidades a la hora de enfrentarse a diferentes situaciones, no limitando sus oportunidades de aprendizaje, dejándoles fluir, permitiendo que sean ellos mismos.

Ayudándoles, en definitiva, a convertirse en personas responsables y autónomas. Capaces de enfrentarse tanto a las ganancias como a las pérdidas que la vida les traiga. Han venido a la vida a través nuestro, pero no nos pertenecen.

Marta Giner Peñalba

 
 
 
 
 
 
 
 

_

Zeroglyph Studio © 2020

_